La distribución de las ayudas de la PAC no es la adecuada para mejorar la renta de agricultores y ganaderos de Aragón

Octubre de 2020 es la fecha clave para que los Estados miembros hayan logrado una posición común sobre la reforma de la Política Agraria Común. Según recoge el periodista Chus García en el Heraldo de Aragón:, “en este debate juegan un papel protagonista cada socio comunitario porque la futura PAC no solo otorga un gran peso de decisión a cada país, que debe elaborar su propio plan estratégico nacional, si no que además incluye una figura clave, todavía por definir: el agricultor genuino, es decir, aquel a partir del cual se van a vehiculizar las ayudas”.

El Gobierno de Aragón tiene claro que la propuesta aragonesa tiene que dirigir sus ayudas a compensar la renta de los agricultores y ganaderos y, sobre todo, se tiene que poner el foco en la agricultura y ganadería familiar. Joaquín Olona, Consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, defiende “la necesidad de una propuesta ambiciosa y valiente de la PAC que se centre en la renta de los profesionales del sector. Ya que el objetivo esencial de la PAC y del propio tratado de funcionamiento de la Unión, no es otro que la equiparación de la renta de los agricultores a la media del resto de los sectores productivos, que se sitúa en 28.725,3 euros. Un fin, que a pesar de que se persigue desde 1962, no se ha conseguido”.

De ahí que la consejería haya presentado un novedoso Análisis del apoyo a las rentas de Aragón, elaborado por el servicio de Modernización de Explotaciones de la dirección general de Desarrollo Rural , que toma como base el registro de agricultores y ganaderos de Aragón, así como la exploración de más de cinco millones de datos procedentes de las declaraciones individuales de la PAC, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y de la Seguridad Social.

Y, ¿cuáles son las conclusiones de este estudio? Que la actual PAC no es adecuada para conseguir tan ansiada equiparación de la renta de los agricultores con el resto de la sociedad. “Para conseguir el objetivo esencial de la PAC tendría que haber un patrón de comportamiento que se pudiera apreciar, es decir, que a menos renta se destinase mayor ayuda, pero lo que vemos es que no tiene nada que ver”, explica Jesús Nogués, director general de Desarrollo Rural del Gobierno de Aragón. “Y sucede así porque la propia arquitectura de la PAC se basa en hectáreas, en ayuda a la cabeza, en derechos históricos… Difícilmente vamos a poder alcanzar el objetivo deseado, incluso dedicando mucho dinero, si no somos capaces de establecer unas vías básicas que relacionen ayudas y renta”, puntualiza.

Chus García del Heraldo de Aragón lo tiene claro: “No es oro todo lo que reluce en la PAC. Y aunque el montante que llega desde las arcas comunitarias parece llenar los bolsillos de los agricultores, la realidad está muy lejos de esa creencia popular. Desde Bruselas viajan cada año cerca de 452 millones de euros a un sector agrario, cuya producción final roza los 4.000 millones de euros en Aragón. Sin embargo, la renta agraria media de las personas físicas beneficiarias de las ayudas de la PAC tan solo es de 9.562 euros, un 33% menos de la renta de referencia, que asciende a 28.725 euros y a la que se equipara únicamente el 9% de los perceptores aragoneses de las ayudas de la Política Agraria Común”.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp

También puede interesarte

Ir arriba