Los fitosanitarios, una herramienta segura e imprescindible para los agricultores

El objetivo de los agricultores es producir alimentos frescos, en cantidad y calidad para alimentar a la mayor población posible a unos precios asequibles. Y para ello la ayuda de los fitosanitarios se convierte en una herramienta imprescindible. Veamos por qué.

La manera tradicional de luchar contra las plagas y enfermedades que afectan a los cultivos son las técnicas culturales y biológicas. Cuando con ellas no es suficiente para mantener los cultivos sanos, la mejor opción es utilizar los tratamientos fitosanitarios. Se prescriben siempre bajo la supervisión de un ingeniero que asesora al agricultor y, además, cada actuación que se lleva a cabo en los cultivos debe quedar reflejada en un cuaderno de explotación, para garantizar así la trazabilidad en la producción agraria.

Los fitosanitarios son seguros, tanto para el aplicador como para el medio ambiente y por supuesto para el consumidor, siempre y cuando sean utilizados por agricultores profesionales y se siga la ley vigente. En cuanto a su comercialización, los distribuidores de estos productos cuentan con profesionales altamente cualificados con gran experiencia en sanidad vegetal. Asimismo, todas las transacciones de este tipo de productos quedan reflejadas en un registro, y además se verifica que el agricultor tiene la formación necesaria para poder adquirir y utilizar los fitosanitarios.

Las instalaciones de Cereales Arasanz cuentan cuentan con todas las medidas de seguridad para almacenar los productos fitosanitarios y además nos adaptamos a cualquier necesidad que le pueda surgir al agricultor para lograr una producción de calidad. Asimismo, ofrecemos servicios profesionales de aplicación de fitosanitarios siguiendo a rajatabla la estricta normativa vigente y garantizando el mejor resultado.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp

También puede interesarte

Ir arriba