¿Cómo se elabora el maíz ensilado?

El ensilaje es un proceso mediante el cual el forraje previamente picado es almacenado en bolsas, tanques cilíndricos o silos. Tal y como se explica en infopastosyforrajes,  este proceso permite almacenar alimento de buena calidad en tiempos de cosecha, para poder suministrarlo en la época de escasez, lo que asegura una excelente calidad y palatabilidad a bajo costo.

En la actualidad, el ensilado es la forma más común de aprovechar el maíz forrajero. Picarlo en el momento adecuado de materia seca y, sobre todo, extender y apisonar correctamente el silo para conseguir una densidad de, al menos, 220 kg de Ms/m3, son las claves para asegurar un buen ensilado.

Así se detalla en los apuntes técnicos de LG Seeds, gracias a los cuales podemos conocer las fases de elaboración, así como los riesgos de este proceso:

Fases de elaboración:

 Etapa 1: RESPIRACIÓN (De 3-4h a 1 día)

    • Oxígeno consumido por bacterias, levaduras y mohos. Bajo la acción de las bacterias y en presencia de oxígeno, el almidón va a ser transformado en azúcares solubles
      – Si la etapa dura mucho tiempo, estos azúcares se transformarán en dióxido de carbono, agua y calor. La desaparición de estos azúcares provocará una pérdida de energía del ensilado.
      – Las proteínas se van a transformar en ácidos aminados: hay solubilización de proteínas.

Etapa 2: FERMENTACIÓN (De 15 a 20 días)

    • Los azúcares solubles se transforman en ácido láctico bajo la acción de las bacterias lácticas. El pH disminuye hasta 4.
      – Mientras el pH sea > 4,5 las bacterias coliformes pueden actuar transformando los azúcares solubles en ácido acético, lo que hace que el forraje no sea apetecible.
      – Mientras el pH sea > 4 las bacterias butíricas pueden fabricar ácido butírico a partir de azúcares solubles, lo que aumentará el pH y disminuirá la MS.

Etapa 3: ESTABILIZACIÓN (De 4 a 6 días)

  • El pH está próximo a 4.
  • El silo se estabiliza, terminan las reacciones de fermentación.
  • Toda la masa del silo tiene un pH uniforme.

 

Riesgos:

  • Un silo mal construido puede ocasionar diferentes problemas que se acentuarán al abrirlo y utilizarlo.
  • Las zonas más sensibles para la fermentación se sitúan entre los 20 y 30 cm del contorno así como en las bolsas peor apisonadas.
  • Los mohos pueden ser azules, blancos o rojos, con diferentes matices.
  • Aparecen con mayor o menor intensidad y suelen ser más espectaculares que inquietantes. No obstante, algunos sí que pueden tener repercusión sobre la salud del ganado.

Mohos: (1. Causas / 2.Repercusiones / 3. Riesgos)

MONASCUS PURPUREUS: periferia y masa del silo
1. Causas: Poco apisonamiento. MS alta.
2. Repercusiones: Ninguna
3. Riesgos: Muy bajos.

FUSARIUM: en la masa del silo
1. Cosecha tardía / Apisonamiento insuficiente / Avance muy lento.
2. Muchos rechazos por no ser apetecible.
3. Riesgos de complicaciones intestinales: diarreas, hemorragias. Provoca problemas de reproducción: desórdenes estrogénicos.

GEOTRICHUM CANDIDUM: en la masa del silo
1. Aparece en los ensilados con bajo contenido en MS. Se hace cada vez más visible, una vez abierto el silo.
2. Rechazos por no ser apetecible
3. Muy bajos

TRICHODERMA VIRIDE: en los bordes del silo
1. Suele aparecer al final del silo, cuando el forraje ha sufrido ya degradaciones.
2. Ninguna
3. Riesgo de desarreglos intestinales: hemorragias, diarreas.

PENICILLIUM ROQUEFORTI: en la masa
1. Aparece en los silos mal apisonados, con avance lento del frente de ataque. Aparece rápidamente después de abrir el silo
2. No es apetecible
3. Muy bajos

 

Contenido relacionado:

Seleccionar la variedad correcta de cereal, base del éxito en la cosecha.

Descubre nuestro proceso de secaje de maíz.

 

También puede interesarte

Ir arriba