El sector agrario celebra el rechazo de Europa a la reducción de fitosanitarios

El pleno del Parlamento Europeo rechazaba el informe aprobado por su Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria (ENVI)  sobre el proyecto legislativo de la Comisión para reducir en un 50% el uso y riesgo de los fitosanitarios en 2030. Resultado que ha recibido con gran satisfacción la mayoría del sector agrario, tal y como publica Agroinformacion.

Este digital recoge las reacciones de organizaciones como la Unión de Uniones de Agricultores y GanaderosCOAG  o ASAJA de Valencia al rechazo de esta propuesta, que recibió 299 votos en contra, 207 a favor y 121 abstenciones. Todas ellas valoran muy positivamente este posicionamiento de los europarlamentarios, a quienes se habían dirigido en multitud de ocasiones para solicitarles un voto en contra de dicha iniciativa.

Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos califica esa pretendida reducción del uso de fitosanitarios de “irresponsable e inadmisible” para el sector; sobre todo, si no se destinan los recursos suficientes para buscar alternativas en cada zona agroclimática; unas alternativas que -aseguran- deberían contar con el consenso de los agricultores.

Confiando en que el rechazo a esta propuesta suponga la imposición del “sentido común frente a la doctrina ideológica”, la organización reclama que se revise la Estrategia de la Granja a la Mesa sobre la que se sustentaba este reglamento, así como el Pacto Verde Europeo,  ambos impulsados en un momento en el que todavía no había estallado la pandemia ni la Guerra de Ucrania.

En esa línea se han manifestado también desde COAG, que insisten en las consecuencias que conllevaría esa falta de alternativas eficaces a la propuesta de la Comisión Europea:  la indefensión de los agricultores para combatir las plagas, así como una fuerte subida del precio de los alimentos al consumidor. Un argumento que apoyan remitiéndose al informe de impacto realizado por la Universidad de Wageningen.  Según dicho estudio, la aprobación de este reglamento provocaría una pérdida del 20% de la producción vegetal europea.

Para COAG, “es intolerable la hipocresía de la Comisión Europea respecto a la no exigencia de estas condiciones a las importaciones de terceros países”. Consideran que perpetuaría la competencia desleal con sus producciones. Por lo que piden “reciprocidad: las exigencias que se aprueben en la UE deben cumplirlas las producciones agrarias que entren al mercado comunitario”. Tampoco veían con buenos ojos el hecho de que se pretendieran usar los fondos PAC para financiar este reglamento, ni la fecha (2030), ya que no había plazo suficiente para acometer esa transición sin alternativas viables para el agricultor.

Por último, desde esta organización remarcan el compromiso de los agricultores con el uso sostenible de productos fitosanitarios y el cuidado del medio ambiente.

Contenido relacionado:

Indignación ante las restricciones en el uso de fitosanitarios aprobadas por Europa

Los fitosanitarios: una herramienta segura e imprescindible para los agricultores

También puede interesarte

Scroll al inicio