Todo lo que debes saber sobre los bioestimulantes en maíz

Con el objetivo de ayudar al agricultor a obtener mejores resultados y unos cultivos mucho más seguros, cada vez es más frecuente la aplicación de nuevas tecnologías y tratamientos aplicados a la semilla del maíz.  Ejemplo de ello son los bioestimulantes, utilizados en la agricultura convencional para resolver las ineficiencias que, a pesar de la mejora de las prácticas de producción, todavía se dan en el campo.

Se trata de unos productos que otorgan mayores rendimientos y calidad, por lo que ayudan a los agricultores a producir más con menos. Para conocer más sobre los bioestimulantes, a continuación nos hacemos eco de los apuntes técnicos  que LG Seeds  dedica a ellos.

 

Definición:
Un bioestimulante es una sustancia, o mezcla de ellas, o un microorganismo diseñado para ser aplicado solo, o en mezcla, sobre plantas de cultivo, semillas o raíces (rizosfera).

Objetivos:

– Estimular los procesos biológicos
– Mejorar la disponibilidad de nutrientes
– Optimizar su absorción
– Tratar el estrés abiótico

Utilidades:

Cada bioestimulante puede estar formulado para provocar efectos diferentes en un tipo de cultivo u otro. Sus utilidades son diversas, según las necesidades de cada momento:
– Incrementar la tolerancia de los cultivos para superar los estreses
– Facilitar la asimilación de nutrientes, traslocación y uso.
– Mejorar la eficiencia del metabolismo de las plantas para inducir incrementos de cosecha y mejorar la calidad de estas.
– Mejorar atributos de calidad: incremento en almidón, calidad cosecha, peso específico, etc.
– Mejorar la fertilidad del suelo: especialmente mediante el fomento del desarrollo de microorganismos del suelo.
– Lograr un uso del agua más eficiente.

Diferencias:

No todos los productos que se aplican en el maíz son iguales. En ocasiones, se utilizan algunos, que, aunque favorezcan el desarrollo del maíz, realmente no son bioestimulantes. Suele tratarse de “STARTERS”, compuestos nutritivos que ayudan al maíz en los primeros estadios, pero tienen un efecto limitado en el tiempo. Aplicados a la semilla, favorecen una mejor implantación, pero el efecto se termina cuando la planta absorbe esos nutrientes aplicados a la semilla.
Si realmente tienen un efecto bioestimulante, el efecto se prolongará durante todo el ciclo del cultivo, ayudando al maíz, desde su implantación hasta su senescencia.

Starcover:

Uno de bioestimulantes más destacados es Starcover, una tecnología fruto de la unión de dos compuestos naturales (un extracto de planta + una bacteria viva), que tienen un efecto diferente sobre la planta  y actúan de forma sinérgica, favoreciendo y estimulando un mayor crecimiento de las raíces. Esta forma de actuación consigue un efecto de mejora exponencial sobre el desarrollo del cultivo.
Starcover es una innovación de LG para aplicación en sus mejores variedades de semillas. Es una tecnología de última generación que permite obtener resultados claramente visibles desde las primeras etapas de cultivo.
La tecnología Starcover es parte de un ambicioso proyecto que LG está desarrollando para reducir el efecto de los problemas agroambientales que afectan al rendimiento de la producción de los híbridos de maíz, tanto ahora como en el futuro.

 

Contenido relacionado:

LG lanza la reserva online de semillas de maíz y girasol con numerosas ventajas

Siembra de maíz: la importancia de una densidad óptima

También puede interesarte

Ir arriba