Un informe científico cuantifica las aportaciones de la obtención vegetal

Las mejoras de la obtención vegetal han propiciado un incremento de la productividad del trigo  de en torno al 220% en los últimos 50 años, y de un 37% en los últimos 30. Así lo concluye un informe elaborado por el Instituto Cerdà  que hace público la Asociación Nacional de Obtentores Vegetales de España (ANOVE).

Gracias a este incremento, entre 1990 y 2018 hubo una producción adicional de casi 15 millones de toneladas de trigo blando en España; es decir, más del 11% de la producción de ese periodo, tal y como informa Diario del Campo,  que se hace eco de dicho estudio  recogiendo algunas de las conclusiones más destacadas.

Entre ellas, también señala que el trigo fue el cereal de mayor superficie cultivada en el mundo (215 millones de hectáreas), y el segundo por detrás del maíz en cuanto a producción mundial, con 765 millones de toneladas producidas. De media, un español consume al año 65 kg de trigo y, según estimaciones de la FAO, la producción mundial de trigo ha de aumentar un 60% para poder alimentar una población mundial que alcanzará 9.600 millones de personas en 2050.

El trigo es, junto al maíz y el arroz, uno de los cereales más consumidos en el mundo, alimento básico en la dieta de más de un tercio de la población mundial. Su cultivo se considera fundamental para la seguridad alimentaria, al ser una de las principales fuentes de calorías y proteínas de la dieta humana, representando el 19% y 20% del total consumidas respectivamente. Según concluye el citado estudio, la falta de innovaciones del sector obtentor hubiera supuesto un incremento del precio del pan de un 1,4%.

 

Contenido relacionado:

La semilla certificada a debate

El Congreso Mundial de Semillas reunirá a más de 2000 especialistas en Barcelona

También puede interesarte

Ir arriba