Organizaciones agrarias prevén caídas en la producción del cereal de hasta el 50%

2022 va a ser recordado como un año marcado por el encarecimiento del cereal, y es que el aumento de su precio parece ser una constante en lo que va de año. A las consecuencias de la invasión rusa a Ucrania, se suman las de las temperaturas extremas que está registrando el país durante mayo y junio.

Una subida del mercurio que, según informa El Economista,  se podría saldar con una reducción de la producción del cereal de hasta un 50% dependiendo de la zona, lo que encarecería aún más los costes de producción. Cabe destacar el perjuicio que esta merma provoca en la producción de piensos para la alimentación de ganado.

Caídas en la producción y en la superficie de siembra previstas por todas las organizaciones agrarias a pesar de la medida excepcional que permite utilizar las superficies de barbecho para cultivo en la campaña de 2022.

Las primeras estimaciones llegaban por parte de Asaja,  que a principios de mes -y antes de la actual ola de calor-, ya apuntaba a una reducción de la producción de cereales en España del 21% debido a las altas temperaturas y la falta de lluvia en el mes de mayo.

También COAG  contempla un importante descenso de la campaña, cifrando esta reducción en, al menos, un 30% respecto a la media de otros años, y llegando incluso al 50% en algunas zonas como la provincia de Zamora.

Los datos más recientes llegaban este miércoles desde la Unión de Pequeños Agricultores (UPA):  en Castilla y León, el invierno tan seco y, especialmente, las extremas temperaturas de estos dos últimos meses, pueden desembocar en un descenso de la producción de cereal de entre el 40 y 50% en esta región, una de las que cuenta con unos rendimientos más altos.

Más allá de los factores climatológicos, la situación podría seguir agravándose con las consecuencias de la guerra en Ucrania, ya que los puertos de ese país siguen cerrados y no podrán reabrir para las exportaciones de cereales en un mínimo de seis meses. Asimismo, los envíos por ferrocarril son muy complejos y limitados, por lo que se necesita encontrar alternativas a corto plazo para evitar problemas de hambre en ciertas partes del mundo.

Una realidad que hace que la lista de la compra se haya encarecido un 7% desde principios de año. Entre los productos que más suben, los cereales, cuyo precio se ha incrementado en un 24%.

 

Contenido relacionado:

 

Las elevadas temperaturas de mayo hacen peligrar la cosecha del cereal

Unas 600.000 hectáreas en barbecho se cultivarán ahora de maíz y girasol según previsiones del ministro Planas

La invasión rusa hace temblar los cimientos del granero de Europa

También puede interesarte

Ir arriba