Abonado nitrogenado en maíz: pautas y consejos sobre su uso

A la hora de aumentar la rentabilidad en el cultivo del maíz, resulta fundamental ajustar al máximo la dosis de nitrógeno , lo que permitirá maximizar los rendimientos y minimizar las pérdidas de N al medio ambiente. Cabe destacar que este elemento supone uno de los costes variables más elevados en el cultivo del maíz.

Para conocer todas las claves sobre el abonado nitrogenado, esta semana nos hacemos eco de los apuntes técnicos de LG Seeds,  dónde además de explicar la importancia de ajustar al máximo la dosis de N o la relación entre el precio del maíz y del nitrógeno, se aportan una serie de consejos en su uso.

La importancia de ajustar al máximo la dosis de N

– Con aplicaciones de N superiores a las que el maíz puede absorber : aumentan las pérdidas de nitrato en aguas subterráneas y superficiales
– Con aplicaciones de N inferiores a las que necesita el maíz: menores beneficios económicos a los agricultores.
– Factores a tener en cuenta para elegir la dosis de abonado nitrogenado idónea (ver tabla 1):

a) Potencial de la parcela
b) Suelo
c) Cultivo precedente

Abonado nitrogenado en maíz: pautas y consejos sobre su uso

 

Relación entre el precio del maíz y el precio del nitrógeno

Para conseguir la máxima rentabilidad en el cultivo del maíz hay que tener en cuenta la relación entre el precio de la UFN y el precio esperado de la cosecha de maíz.

 

Consejos en el uso de abonado nitrogenado

1. Objetivo de rendimiento realista
2. Estimación: el maíz necesita entre 25 y 30 kg de N por ha y tonelada de grano cosechada.
3. Tener en cuenta el nitrógeno residual procedente de la mineralización del suelo y el remanente del cultivo anterior (¡IMPORTANTE! Realizar análisis de nitratos en el suelo antes del abonado)
4. Leguminosa como cultivo anterior:

a. Pueden reducirse los niveles de aplicación de nitrógeno: 40 Kg N/ha de media
b. Pueden incrementarse si una gran cantidad de residuos del cultivo anterior han sido enterrados para facilitar su descomposición: entre 25 y 40 KG N/ha

5. Período de aplicación: aplicar una parte de la dosis total de N en fondo y el resto en cobertera (30- 60%), fraccionada en una o varias aportaciones. (¡IMPORTANTE! Cuanta más dosis de N se emplee cerca de floración, más tardará en perder la humedad el grano)

6. Fuente de nitrógeno:

a. Los abonos nítricos contienen el N en forma de nitratos, son muy solubles en agua y se asimilan muy rápidamente, pero pueden verse arrastrados por las aguas de lluvia o riegos abundantes hacia el subsuelo (lixiviación).
b. Los abonos amoniacales son los que contienen el N en forma amoniacal, siendo su acción más lenta que las de los nítricos, ya que pasan gradualmente a la forma nítrica.
c. El empleo de fertilizantes de liberación controlada reduce el riesgo de pérdida de nitratos por lixiviado, ya que incluyen inhibidores (de la nitrificación y de la ureasa).

7. Tipo de terreno: Por cada 1.000 kg/ha de incremento de rendimiento que pueda esperarse, hay que aumentar la dosis de N en 20 Kg/ha para terrenos ligeros, 24 para medios, y 30 para pesados.
8. Tipo de riego: Con los sistemas de riego más eficientes se pueden reducir los niveles de aplicación de N con respecto a las dosis empleadas en los sistemas de riego menos eficientes como “a pie” : los nitratos se arrastran menos y se pueden utilizar soluciones líquidas nitrogenadas

 Fórmula para calcular el precio de la UFN:
Para saber cuál es el precio de la UFN hay que saber el porcentaje de N que contiene el fertilizante, y aplicar la siguiente fórmula:

Precio UFN= Precio del fertilizantes (€/Kg) / Riqueza del fertilizante en N 

 

 

Contenido relacionado:

Todo lo que debes saber sobre los bioestimulantes en maíz

Siembra de maíz. La importancia de una densidad óptima

 

También puede interesarte

Ir arriba